Profesionales que acompañan el momento transcendental del nacimiento.

El equipo interdisciplinario a cargo del PIM está conformado por los doctores Esteban Pereyra y Hugo Ocampo y las licenciadas en Obstetricia Marta Benítez y Marilú Alcaráz, acompañados desde la dirección médica del Sanatorio por la doctora Silvana Salvatierra.

La experiencia compartida

Este equipo tiene la experiencia de 20 años en la preparación integral para la maternidad. En el Sanatorio Camino hace poco más de un año se está implementando como una actividad institucional. Esto es muy importante, el apoyo de una institución que entendió la modalidad de trabajo y tomó estos cursos como uno de los objetivos de su gestión. “Y por eso como equipo estamos muy agradecidos y orgullosos de pertenecer”, afirman los especialistas.

“Nosotros desde nuestra posición venimos pregonando y tratando que la utilización de la cesárea como modalidad natural de alumbramiento se vaya revirtiendo y dando lugar al parto que es lo verdaderamente natural”, comentan las licenciadas Alcaráz y Benítez. Con satisfacción aclaran que del grupo que participa en toda esta preparación, alrededor del 70 u 80 por ciento, termina en un parto normal. Con una experiencia emocional sumamente agradable. “Eso también nos da fuerza para seguir adelante y seguramente podremos ayudar a revertir estos porcentajes en la medida en que la sociedad lo tome como otra opción, que no es solamente la cesárea sino que existe un grupo comprometido, un equipo y una institución comprometida en brindar este tipo de servicio y que la familia lo puede tomar”.

El PIM es abierto a todas las personas que quieran y en muchos casos es reconocido por las coberturas sociales. Con gran cantidad de participantes recibe a parejas de todas partes: de Posadas, del interior de Misiones, de Corrientes. La gente que conoce y que tiene idea de las ventajas del parto, se acerca, pregunta y participa. En forma institucional, y desde el ámbito privado, el Sanatorio Camino es el único centro que brinda esta posibilidad.

Las especialistas detallan la metodología del PIM

El programa está organizado en 8 clases de casi tres horas cada una. La primera clase es una introducción, donde la pareja conoce la anatomía, la fecundación, cómo se produce el embarazo y todas las etapas. Después hay dos clases de trabajo de parto, identificación de contracciones, se indica cuáles son los síntomas de alarma a la mamá, para que sepa cuáles son las contracciones y en qué momento debe acudir a la consulta.

Más adelante se dicta una clase del trabajo de parto, se habla de la cesárea también, para que conozca todo, los pro y los contra de todo. Se busca por sobre todo que tengan conocimiento. El conocimiento va minimizando el miedo y a eso se apunta.

También los pediatras dictan una clase que les da a los futuros padres los conocimientos acerca de los cuidados básicos que necesita un recién nacido, sobre todo a los que son papás primerizos. También se comparte una clase con la psicóloga y hacemos la visita a la sala de partos. La pareja se viste e ingresa a la sala de parto, va siguiendo los distintos momentos del evento, conoce la postura que va a adoptar para el parto. En este caso se aconseja la postura estándar, que la paciente esté cómoda, en una posición cubito dorsal como acostada, en un plano inclinado su espalda y cabeza, remarcaban las especialistas.

Días y horarios

Se dictan los martes a las 19 horas y tienen una duración de tres horas. Se inicia el curso en primera instancia con un trabajo corporal, después de enseña y practica la respiración consciente muscularmente, los beneficios que causa ésta y la práctica de las respiraciones que ayudan a moderar el dolor para las diferentes etapas. Después aprenden a pujar, y aquí señalan con vehemencia: porque hacer fuerza no es pujar, uno puede hacer fuerza con cualquier parte de tu cuerpo y no está pujando, esto lo apuntamos mucho y vamos corrigiendo hasta que aprenden, subrayan.

Y al papá se le enseña a acompañar en la práctica que hace la mamá, a orientarla, guiarla, ellos participan en lo que se refiere a las respiraciones y el pujo, que es donde ellos van a actuar en su momento. Se les va explicando, se recrean situaciones de trabajo de parto, casi como un simulacro, se les dice qué opciones de posiciones, qué pueden hacer.

Hay una clase específica también sobre puerperio y lactancia. Se explica y enseña todo lo que la mamá necesita saber para atender a su nueva situación después del parto, y le enseñamos los beneficios de la lactancia, las posiciones, los cuidados, la preparación de las mamas. Y somos defensores de la lactancia materna e insistimos mucho con eso. Y cuando la mamá sale del parto, a la media hora de estar instalada nuevamente en la habitación, lo primero que intentamos es poner al pecho al bebé.

Por eso es que se dejó usar el término psico-profilaxis para el parto y desde hace unos 20 años se cambió a la sigla PIM, a partir de allí la preparación abarca más aspectos de una manera integral.

Los doctores comentaban también que los médicos están presentes en todas las charlas que dicta el equipo, porque de esta charla con la pareja, surgen sus mayores dudas y consultas. Afirmaban que si bien está organizada didácticamente, en algunas oportunidades la charla se construye más desde las respuesta a las inquietudes de la pareja.

En especial los médicos brindan información más específica de la parte anatómica y con información científica de la gestación. El doctor Pereyra contaba que brindan todo lo que tenga que ver con el parto y con el trabajo de parto, inclusive la analgesia del parto y la cesárea, si llegara a ser necesaria.

¿Qué diferencia encuentran en las madres que toman el curso?

Los miembros del equipo del PIM sonríen ampliamente y contestan casi al unísono: La tranquilidad. Se les nota inmediatamente en el rostro. Están mucho más relajadas, se les nota es impresionante. Llegan como atemorizadas y en las ultimas clases ya están cancheras, se sienten seguras, afirma Marta.

Si bien este curso lo toman mayormente parejas primerizas, también hay casos de padres que ya pasaron por la experiencia del nacimiento o que incluso han tenido una cesárea y que en esta oportunidad optan por el parto natural. Y con el curso y el conocimiento se fueron animando y han tenido partos espectaculares. Hemos tenido excelentes resultados.

Si bien es cierto que muchos profesionales han dictado y dictan cursos de este tipo, en general faltó un poco de continuidad y sobre todo que una institución, como ahora el Sanatorio Camino, tome esta cuestión y lo haga parte de su filosofía. El doctor Ocampo sostiene la importancia que tiene que este curso se haga de forma institucional, porque en realidad esto no termina en un equipo de ginecólogos, sino que hay políticas relacionadas tanto al parto humanizado como a la presencia de un familiar, para lo cual tanto los directivos como el resto del personal, el recurso humano del sanatorio, debe saber perfectamente qué se pretende con esto y qué implica esta filosofía.


Clases: Martes a las 19:00 hs.

Lugar: SUM 3er. Piso. Sanatorio Camino

Inscripciones y turnos: Sra. Liliana Buch. 2do. Piso Gerencia Médica – de 07:00 a 16:00 hs.

Tel: 0376 4421119 interno 144

Gerencia General

Belgrano 2024

Teléfono: 0376 4440559

Enviar correo

Administración General

Junín 2187

Teléfono: 0376 4425407

Enviar correo

Sanatorio Camino

Junín 2459

Teléfono: 0376 4421119

Teléfono: 0376 4425892

Centro odontológico

Belgrano 2024

1er piso

Teléfono: 0376 4440623