Preparación integral para la maternidad

Un servicio que brinda el Sanatorio Camino a mujeres y parejas que esperan el nacimiento de un hijo.

Si bien el nacimiento de un niño es lo más natural del mundo, en la medida en que se acerca la fecha de parto crece la ansiedad y se intensifica el temor por este momento. Para disipar los miedos que surgen con la situación de parto el Sanatorio Camino viene realizando exitosamente hace más de un año un curso denominado Preparación Integral para la Maternidad (PIM). El curso de preparación para dar a luz tiene como finalidad ofrecer tanto a la mujer como a su pareja información que los ayude a estar preparados física y emocionalmente para participar activamente en el nacimiento del bebé.

El equipo interdisciplinario a cargo del PIM está conformado por los doctores Esteban Pereyra y Hugo Ocampo y las licenciadas en Obstetricia Marta Benítez y Marilú Alcaráz, acompañados desde la dirección médica del Sanatorio por la doctora Silvana Salvatierra.

El doctor Hugo Ocampo explicaba por qué se denomina PIM y no como “curso de psicoprofilaxis para el parto”, como se hacía en un principio: “el PIM es mucho más amplio. Primero, nosotros tratamos que la familia (consideramos familia a la pareja y la panza, partir de que el test de embarazo dio positivo), tanto la mamá como su pareja, empiecen a convivir con este nuevo ser desde el momento de tomar consciencia del embarazo, desde lo emotivo, desde lo emocional, desde el estímulo y también desde la responsabilidad, con todo lo que significa para esa familia ese ser que está por venir.

Y hoy sabemos, con varios trabajos que hay a nivel mundial, la importancia que tiene esta interacción: cuando la mamá está en paz, emocionalmente equilibrada y en conexión con su bebé es muy poco probable que sucedan patologías no deseadas. Entonces tratamos de estimular directamente, desde el mismo momento en que la mamá se embarazó a esta cuestión: que ese matrimonio viva a ese nuevo ser desde mucho antes de iniciar el curso.

En el PIM afirmamos todas estas cuestiones desde el punto de vista emocional, psicológico, y tratamos básicamente que esa pareja pueda disfrutar y vivir su embarazo como una situación fisiológica normal. Sabemos que el embarazo, en algunas circunstancias, puede tener o requerir algunas cuestiones de alta tecnología o puede estar sujeto a situaciones patológicas, pero gracias a Dios es una situación fisiológica que en más del ochenta por ciento de los casos es normal. Y en cuanto esa mamá y ese papá lo toman de esta manera y dejan que la naturaleza actúe como un proceso natural, en ese porcentaje también termina todo en forma natural. Y dentro de eso la vía de finalización, como es un parto natural, sería la conclusión ideal de todo este proceso fisiológico. Y desterramos esta cuestión de los temores y las cuestiones que tienen que ver con los dolores.

¿Parto ó Cesárea?

Parecería que el parto fuera una cosa que está pasado de moda porque todo el mundo hoy, socialmente, consume la cirugía. Los doctores a cargo del PIM explican que “tratamos de poner en valor y reivindicamos el valor de lo fisiológico, el valor de lo natural, el valor de conocer el cuerpo y practicar, con entrenamiento adecuado, y sobre todo estar contenido, desde todo punto de vista, para que llegado el momento sea una experiencia sumamente agradable y positiva”.

El doctor Esteban Pereyra comentaba que el curso en sí, vino a representar a una demanda que nosotros veíamos conveniente en la sociedad, en cuanto a la falta de opción o una alternativa de promover el parto en el ámbito privado. En sí el curso tiene como acción prioritaria, tratar de dar una alternativa en el ámbito privado.

En la actualidad el porcentaje de opción a cesárea es de 8 /9 a 1 sobre parto normal en la provincia de Misiones. En otras regiones del país la diferencia es 30 por ciento a favor de cesáreas sobre un 60 o 70 por ciento a favor del parto normal.

En muchas instituciones la práctica de la cesárea se fue imponiendo por diferentes situaciones. La cesárea está muy impuesta en la sociedad, la sociedad la consume incluso desde el pedido de la madre. Ocampo sostiene que desde el punto de vista filosófico, uno puede estar o no de acuerdo, es materia opinable, pero sí la realidad indica que en la mayoría de los sanatorios la cesárea se impone ampliamente. Hay variables que tiene que ver con lo social, con la familia, con la institución y del médico precisamente, en una rara combinación que cierra el círculo que favorece a casi todo este circuito.

La mujer, a veces desinformada, y gracias a que la cesárea tiene una buena evolución, fue perdiendo el temor a la anestesia, y prefiere ese temor a un dolor importante. Se ha avanzado mucho desde el punto de vista técnico en la evolución de una paciente con cesárea entonces lógicamente la paciente elige esta opción.

Desde el punto de vista profesional también, tiene que ver con algo que todos sabemos: un trabajo de parto puede venir en el horario y en la fecha en que la naturaleza decide y para atenderlo hay que tener un sistema, no una persona, un sistema preparado para satisfacer esta demanda. También es cierto que por lo general no se reconoce financiera o económica a estos sistemas en cuestión, con todo el sacrificio y la dimensión que esto significa. A la hora de percibir sus ingresos los integrantes de este sistema (médico, partera, pediatra, anestesista, enfermeras, entre otros) se empareja igual. Una cesárea, esté bien indicada o no se paga lo mismo, el parto exactamente igual.

Los profesionales destacan que existen coberturas sociales que empezaron a entender esta variable y de a poquito están reconociendo la figura del equipo obstetra, lo que representa y eso es fundamental, aseguran.

Gerencia General

Belgrano 2024

Teléfono: 0376 4440559

Enviar correo

Administración General

Junín 2187

Teléfono: 0376 4425407

Enviar correo

Sanatorio Camino

Junín 2459

Teléfono: 0376 4421119

Teléfono: 0376 4425892

Centro odontológico

Belgrano 2024

1er piso

Teléfono: 0376 4440623